lunes, 17 de enero de 2011

Morir o no morir


¿Qué eres, muerte infausta,
y cómo es que te entrometes?,
amores e ilusiones entorpeces
sin importar la pena
que derramas a torrentes.

¿Serás el mítico final palmario
que aguarda impávido y etéreo?
¿O serás el Dios eterno,
que nos recoge entusiasmado
para darnos vida, en el cielo?

En mi inquietante y febril delirio
presiento que muerte es otra cosa;
pues en morir,
hay martirio
para aquel que goza;
pero es alivio
para aquel que sufre;

morir, es yacer en amplias fosas,
en mortajas tétricas y fúnebres;
 y es permitir el sustento de las rosas,
de suaves raíces que se hunden,
 buscando gentiles el camino
hasta esa carne que se pudre.

En el círculo inmutable de la vida
nada muere a ciencia cierta
pues aún yerto y olvidado
algún día, unos labios
amorosos besarán los pétalos
de aquella flor que alimentó mi esencia.

Imagen de Frida Khalo: Retrato de Luther Burbank, 1931.

5 comentarios:

Médicos mexicanos por la cultura y el arte dijo...

Doctor Victorino, bienvenido a este blog, y que mejor presentación,como médicos que somos, que con una personal visión de la vida y la muerte.
Que sea esta colaboración la primera de muchas otras.

Rosio dijo...

Me gusta esta manera de "escribir" la muerte.

Patricia dijo...

Lujo de blog...!

Victorino dijo...

Gracias por sus comentarios, son muy alentadores.

Oscar mtz dijo...

Saludos. grato leer estos buenos versos. la muerte, la ingrata, pero tambien la reinvindicadora