miércoles, 15 de febrero de 2017

Echarle un ojo al gato


Oscar y Dany, 2016 Fotografía Oscar Mtz. Molina



Algún día del año dos mil uno estando con mi mujer en la sala, llegaron hasta nosotros mis hijos, Oscar de diez y Daniela de ocho, con unos pequeños pollos que les habíamos regalado como mascotas. 
-¿podemos abrirlos para ver cómo son por dentro? Preguntó mi hijo.
-No le tenemos miedo a la sangre. Agregó mi hija. 
Y yo, en vez de sentir orgullo pensando en que, había allí sendos embriones de médicos, sentí un escalofrío.
Ante mi negativa rotunda y absoluta, me dijo entonces mi hija, mostrando su carita más dulce.
-¿podemos entonces meterlos al micro para ver cómo explotan?

Este año cumplimos quince de acudir a terapias familiares y reconversión de actitudes torcidas. Y solo por si acaso, sigo manteniendo la costumbre de dormir habiendo echado doble llave al cerrojo de mí recamara.

© 2017 By Oscar Mtz. Molina

No hay comentarios: