viernes, 28 de abril de 2017

Manos núbiles


Sus senos mostraban la opulencia propia de su edad, me acerqué a ellos tocándolos con la impericia de la juventud, pero con el deseo de la labor bien realizada.
―Juan: apúrate con la ordeña, que aún nos falta preparar los quesos.

Hilario Martínez Arredondo

No hay comentarios: