lunes, 24 de octubre de 2016

Ciudad y memoria

Salto de agua. Fotografía, Oscar Mtz. Molina, abril 2015

Ítalo Calvino en sus historias de “ciudad y memoria”, nos cuenta del eterno retorno del hombre a sus recuerdos. Yo vuelvo también a mis recuerdos, y vuelvo en particular a mis recuerdos en el pueblo. Salto de agua es un constante paseo en mi memoria. Es un constante mirar al pasado. El valle verde profundo, a la vera del Tulijá. El canturreo del río deslizándose con pausa y ritmo.
¡Playas y arenales!
¡Memoria y pueblo!
Esfera de conciencia del hipocampo, al centro del hipotálamo, reminiscencia de un viejo caserío.
El hombre parece libre y sin embargo se mantiene atado a la memoria. Es esta la que lo mantiene de pie, volviendo siempre la vista al ayer.
Nostalgia del amor.
Melancolía de un olvido.    
Ítalo Calvino y su ciudad.
Yo y mi pueblo.
Salir a caminar el mundo, girar y girar, ánimo del espíritu.
Yo y mi pueblo.
Los amigos en torno a una copa de vino, las risas que engalanan mis tardes. El rostro claro y nítido de amigas prendidas a mis sueños.
Yo y mi pueblo.
A las cuatro y dieciséis minutos de la madrugada, el silbato del tren partiendo.
Salto de agua, de nuevo, se queda dormido.

II
En mi mente la historia de un niño muerto, recién parido. Una avioneta surcando el aire, al fondo el cielo más azul del que tenga memoria. Desde la avioneta lanzan flores, cientos de ellas tapizan las calles. La iglesia comienza repiques de sordas campanas. El rumor del Tulijá acalla mis pasiones.
¡Despierta ilusiones!
El calor de más de cuarenta.
Llanto en mis ojos. Pupilas dilatadas.
El sudor perlando mis sienes.
Agitada mi alma, el corazón pendiendo de un hilo. Mujer que me hiciste varón en tardes de lluvia. Tardes acaloradas. El silencio escondido en tu mirada, en mi mirada, en las miradas.
La blancura fresca de tus senos.
La algarabía de tener tu cuerpo.
¡Salto de agua! En la memoria
Salto de agua en la vigilia.
Y de nuevo el silbato del tren de madrugada
Salto de agua despierta en un sobresalto.
Habrá que volver  a soñar de nuevo.



© 2016 By Oscar Mtz. Molina

No hay comentarios: