lunes, 4 de enero de 2016

La felicidad


El año por terminar había empezado como todos: vítores, fanfarrias, alcohol, mujeres..., y él se había prometido no sentirse viejo. Pero en la última campanada del reloj, alguien habló de su primera cana. No pudo soportarlo, desenfundó la pistola y apretó el gatillo.

Hilario Martínez Arredondo

No hay comentarios: