sábado, 5 de febrero de 2011

Iztaccíhuatl


Un dia levantaré tu manto,
me acostaré sobre la piedra y el retazo,
y apretaré mi cuerpo a tu cuerpo
en el vértice de olvido,
y soñaré tu amor de nieve y frío,
y soñaré mi amor y mi suspiro.*

*Fragmento de Iztaccíhuatl, de Salvador Pliego

3 comentarios:

sendero dijo...

Con esa foto uno es capaz de llenarse de versos. Cuatro plano se miran. al fondo el infinito y enmedio ella, ocupando su lugar de mujer de carne de piedra. vestida de celajes... El poema es intimo y declaratorio. un abrazo Rub

Oscar mtz dijo...

la paleta de la naturaleza y del creador es infinita, hay que ver la gama indescriptible de colores. y desde luego hay una inmensidad que se vuelve irremediablemente poesia.

JuanFe dijo...

Un poema nacido de la hermosa leyenda del volcán.

Un gusto encontrarme con esto.

Siguiendo de ahora en adelante.

Saludos.